Seleccionar página

Desde bebidas alcohólicas con ingredientes inéditos, vasos comestibles y los condimentos más picantes del mundo. Una lista apta para cualquier tipo de paladar en búsqueda una nueva experiencia.





La gran constante que atraviesa el mundo de la gastronomía es el cambio. Las nuevas tendencias marcan el pulso de las mesas de los restaurantes más lujosos o hasta de las casas de familia. Y la conclusión siempre es la misma: no todo está inventado. A pocos días de terminar el 2017, armamos una lista con con las innovaciones de la industria alimentaria que aparecieron este año y  hayan resultado exitosos o no, demostraron que la creatividad sigue reinando en este sector.

Vino de tofu

Un grupo de científicos de la Universidad Nacional de Singapur logró crear el sachi: el primer vino de tofu del mundo. La bebida tiene una graduación baja de alcohol y un sabor dulce con notas florales. Su producción demora tres semanas.

Los especialistas aseguraron que también traslada a la copa las propiedades del alimento. «Los beneficios saludables asociados a la soja se mantienen. Como por ejemplo, los altos niveles de calcio y los antioxidantes», señaló el profesor Liu Shao Quan, que hace un año empezó este proyecto con sus alumnos de doctorado.

 

Caviar líquido

Si de lujos se trata, el caviar está en la lista. Pero las mentes creativas de la gastronomía decidieron llevar su exclusividad a otro nivel y crearon su versión líquida. Bautizado como Talisman de Petrossian, la botella de 95 mililitros tiene un costo de 170 dólares. Y promete transformar las brusquetas y ensaladas en un digno plato de la realeza.

 

Palta light

Algunos ya se animaron a etiquetarlo como el «rey de Instagram». Es que la palta se transformó en la protagonista de las recetas de las redes sociales y se trasladó a los menúes de los bares de moda: está en todos lados.

Y gracias a la magia del marketing, que siempre está un paso más adelante que todos, este producto ahora tiene una versión light, que asegura tener un 30% menos de grasa. Pero sí comer sin culpa no era suficiente, también lanzaron una línea sin carozo. Para que sea todavía más fácil prepararla, sin perder un dedo en el intento.




 

Pasta de lujo por Dolce & Gabbana

Si el caviar líquido te parecía una excentricidad, Dolce & Gabbana se sumó al equipo y lanzó una línea de pastas premium. Si, apartados un segundo de las pasarelas de alta costura, los diseñadores ofrecen una variedad de espaguetis especiales para las fiestas de Navidad y Año Nuevo. Pero no hay para todos. Sólo están disponibles 5000 latas en el mercado, con un valor de 110 dólares cada una.

 

Vasos de queso

Si el vino y la picada van de la mano, ¿por qué no crear algo que los una por completo? Y eso fue lo que lograron en Finlandia, donde crearon unos vasos hechos de queso. Tallados a mano a partir de un bloque de gouda y gruyere, el par de copones comestibles está a la venta por 5000 dólares.

 

Miel de pimiento habanero

Si hay algo que esta lista comprobó, es que de las combinaciones de sabores pueden surgir productos únicos. Y esta no es la excepción. La empresa de mieles Henry’s Humdingers decidió probar los límites del paladar de sus clientes y sacó a la venta una edición que incluye lima con pimiento habanero, uno de los más picantes del mundo.

Aunque no suena muy tentador, sus creadores señalaron que este tipo de miel es ideal para la comida mexicana. Y todo por un precio de nueve dólares el frasco.

 

Vino de té

La fusión de bebidas es posible y la marca Poet lo demostró: un vino con té. La firma española, fundada por un grupo de emprendedores de Barcelona, ya facturó 150 mil euros en su primer año en el mercado. Los principales países que lo consumen son Francia, Bélgica, Suiza y Holanda.

«A la gente no es que no le guste, sino que le suena raro. Pero apenas lo prueban, les encanta», indicó Mac Carthy, uno de sus fundadores. La edición ofrece tres tipos y hasta uno se recomienda beber caliente.

 

Vinagre apto para tomar

Si creías que los chupitos sólo podían tener alcohol, como el tan deseado Jägermeister, estás equivocado. Porque esta lista de rarezas de la gastronomía también incluye una nueva opción para rellenar el vaso: vinagre.

La bebida se llama Pok Pok Som y es un concentrado con diferentes sabores frutales, que se puede tomar con soda como si se tratara de una gaseosa.

 




Fuente: www.tn.com.ar

TE PUEDE INTERESAR