Seleccionar página

Desde antaño, físicos y padres de la medicina recetaban ajo para el tratamiento de distintas enfermedades. Hoy la ciencia ha corroborado muchos beneficios de éste tesoro llamado AJO

A continuación te presentamos una serie de beneficios que produce éste súper alimento.



1) Mejora la circulación sanguínea: la alicina, al igual que otros compuestos presentes en los ajos, ejerce un efecto anticoagulante muy beneficioso para nuestra circulación sanguínea, previniendo la formación de coágulos y a su vez mejorando la circulación.

 

2) Reduce la presión arterial: al mejorar la circulación sanguínea ayuda a reducir los niveles altos de presión arterial, por lo que su consumo es interesante cuando existe hipertensión arterial.

 

3) Rebaja los niveles altos de colesterol: si también tienes colesterol elevado comer ajos triturados y crudos te ayudará a reducir sus niveles altos. Además, es un remedio tradicional interesante cuando también tienes altos los triglicéridos.

 

4) Excelente antiinflamatorio: el ajo consumido regularmente ayuda a reducir la inflamación de las articulaciones y de la próstata.

 

5) Refuerza el sistema inmunitario: el ajo triturado es un alimento ideal para reforzar el sistema inmunológico, ayudando de forma muy positiva a la hora de aumentar las defensas naturalmente.



 

6) Calma la tos: el ajo triturado ayuda a aliviar la tos, sobre todo cuando se trata de tos de origen bacteriano debido a su efecto expectorante.

 

7) Ideal en caso de gripes y resfriados: por su acción para reforzar el sistema inmune y sus cualidades antimicrobianas y antibacterianas, se convierte en un alimento natural excelente en caso de gripes, resfriados y catarros.  

TIPOS DE AJO

Podemos clasificar el ajo de muchas maneras pero hoy nos vamos a fijar en su coloración:



1) Ajo Blanco: 
Es el ajo más tradicional y común. Es de sabor suave y se conserva muy bien. Tiene un excelente sabor y un aroma persistente. La cabeza del ajo blanco suele tener más dientes que el de otros tipos, son más carnosos y se conservan por más tiempo. 
Este ajo es usado para todos los tipos de guisos, salteados, ensaladas…

2) Ajo Negro: 
Es el ajo blanco normal, pero que tras sufrir un proceso de fermentación natural, transforma este producto ya de por sí saludable y nutritivo, en un alimento que todavía es más beneficioso. Su proceso es envejecer durante un mes en un proceso especial de fermentación a temperaturas altas, donde se desarrolla su color más oscuro, textura más suave y un sabor peculiar. Es como un buen vino,mejora con los años.

3) Ajo Rosado: 
Es uno de los ajos más fuertes en sabor. También llamado ao de bruja o ajo de culebra. Se siembra de marzo a junio y se recolecta durante el invierno. En cocina se pela la piel y se comen crudos en ensalada, hervidos en agua con aceite y limón o fritos. 

4) Ajo Violeta: 
Se caracteriza por ser de sabor fuerte, al igual que el ajo rosado. Se siembra de septiembre a noviembre y se recolecta de mayo a junio. Es de color violeta a ráfagas tanto en sus pieles exteriores como en el diente de ajo. Es resistente a la humedad. 

5) Ajo Morado: 
Es uno de los ajos más suaves.
Los ajos morados maduran antes que los ajos blancos y suelen ser más grandes pero se conservan por menos tiempo y son algo más picantes. Se diferencian por el color de su cubierta. 
Se pueden comer crudos con tomate o en ensalada y fritos, por ejemplo con unas patatas.

6)Ajo Colorado: 
Tiene un gusto más fuerte, como el ajo rosado y el ajo violeta. 
Para encebollado, guisos

7)Ajo Castaño: 
Junto con el ajo morado y el ajo blanco, son el grupo de ajos con sabor más suave. Es de sabor picante.
Esta variedad resulta ideal para aromatizar guisos o para preparados para untar, a partir de pasta de ajo. 
Luego tenemos a Los ajetes o ajos tiernos: digamos que son la versión light del ajo porque son pequeños y con sabor y olor menos pronunciado. Los ajetes no son más que ajos poco madurados que se han cogido antes de que el bulbo crezca. Los anteriores tipos se suelen utilizar más en guisos y los ajetes son más propios para tortillas o revueltos.

 

No hay duda que el ajo es un alimento con sabor fuerte, que en algunas personas sensibles con estómago delicado les puede sentar mal, ya que a su sistema digestivo le es difícil digerirlo correctamente.

 

Por ello, puede ser habitual que el consumo de ajo cause acidez estomacal, flatulencias o gases, eructos, vómitos o diarrea. Y recuerde, ante cualquier duda consulte a su médico.

TE PUEDE INTERESAR