Seleccionar página

El huevo de gallina es un alimento que está conformada por tres partes principales: cáscara, clara, y yema.
La cáscara: Constituye entre el 9 y el 12 % del peso total del huevo. Posee un gran porcentaje de Carbonato de Calcio (94 %) como componente estructural, con pequeñas cantidades de Carbonato de Magnesio, Fosfato de Calcio y demás materiales orgánicos incluyendo proteínas.

La grasa de los huevos, como la de la leche, está finamente emulsionada o dividida, por lo que es también fácil de digerir.



Los componentes minerales más abundantes del huevo son: sodio, potasio, calcio, magnesio, sílice, cloro, sulfato y fosfatos. También son ricos en fósforo, azufre, hierro y vitamina A; poseen un contenido regular o medio de calcio y vitamina B y son, junto con el hígado y el pescado, la fuente más rica de vitamina D, que varía dependiendo de la estación del año, del clima de la región donde se encuentran las aves y de la alimentación que reciben, debido que para la producción de esta vitamina influye el sol por eso durante el verano las aves que disfrutan de la acción solar directa producen huevos más ricos en vitamina D que en invierno así los huevos de las gallinas de climas muy soleados son también más ricos en vitamina D que los producidos por gallinas de países de clima nublado o sombrío.

Las vitaminas liposolubles (solubles en la grasa) se limitan exclusivamente a la yema, que, además, posee vitaminas hidrosolubles (solubles en el agua).la cantidad de vitaminas que contiene el huevo se pierde cuando los huevos envejecen, por eso es importante consumirlos lo mas fresco que se pueda.

En el huevo se han identificado diversos miembros del grupo vitamínico B. En general, el contenido en estas vitaminas depende no sólo de la dieta, sino de la raza de los animales y del grado de frescura del huevo. Normalmente, muchas de esas vitaminas disminuyen al envejecer los huevos.

El huevo contienen las proteínas de mayor valor biológico, es decir aquellas que se  asimilan con mayor proporción en nuestro organismo. Un huevo aporta  a nuestro organismo unos 6grs. de proteínas, y 5grs., de grasa que aumenta al freírlos, entre 60 y 70 caloría, 1 miligramos de hierro y  las vitaminas A, D, B12, B2 y B3 y 225 grs. de colesterol.



El huevo además posee elementos antioxidantes que previene las enfermedades crónicas y protegen los ojos de los rayos ultravioletas, contienen colina (provechoso en las mujeres en gestación) que es una sustancia fundamental para el  desarrollo del sistema nervioso, de las funciones del cerebro y de la memoria del feto. Avances de la ciencia han demostrado  que dos de los carotenoides contenidos en el huevo (luteína y zeaxantina) interviene en la salud visual, reducen el riesgo de contraer cataratas o la degeneración macular. Se cree y esta en investigación que previene la ceguera en los adultos mayores.

Lo recomendable es consumir entre 3 y 5 huevos  semanalmente, para obtener el aporte vitamínico necesario. Aunque se puede consumir crudo, es mas indigesto y puede ser peligroso debido a que  las gallinas tienen una cloaca común para excretar y poner los huevos, las cáscaras de estos es porosa  y es posible que en el trayecto  pueda contaminarse con bacterias intestinales de la gallina,  como  la salmonella, que es una de las mas peligrosas.