Seleccionar página

La zanahoria es una planta herbácea hojas recortadas, flores blancas y raíz puntiaguda, jugosa y comestible, perteneciente a la familia umbelíferas (Umbelliferae), y su nombre botánico es Daucus carota var. sativa. Es la hortaliza más importante y de mayor y consumo de la familia. De clima frío, pero cultivada también en regiones tropicales y subtropicales, especialmente en grandes altitudes. Su cultivo data desde tiempos antiguos, es una especie originaria del centro asiático, y de allí se extendió a Europa, la región del Mediterráneo. Durante su difusión, se entrecruzó con tipos silvestres locales.



Es uno de los alimentos más saludable, económico y se consume con frecuencia. Dos de sus propiedades más conocidas es el fortalecimiento de la piel y la mejora de la salud ocular. Pero, aparte, tiene otras ventajas que convierten a este vegetal en uno de los mejores desde un punto de vista nutricional.

 

Refuerza la mente: Gracias a su alto contenido en potasio y fósforo, la zanahoria funciona como regeneradora de los nervios, lo que la convierte en un alimento perfecto para vigorizar las mentes cansadas.

 

Tiene propiedades anticancerígenas: Según un informe publicado por la OMS en 2014, la zanahoria es uno de los alimentos con más propiedades anticancerígenas. Esto se debe a su alto nivel de carotenoides, unas sustancias que le dan ese color naranja y que previenen cánceres como el de pulmón o el de mama.

 

Estimula el apetito: Comer zanahoria es recomendable para personas que sufren anorexia u otro trastorno relacionado con la alimentación.

 

Fortalece el cabello y las uñas: ya que las zanahorias son ricas en betacaroteno, una sustancia que nuestro organismo transforma en vitamina A.

 

Previene el envejecimiento: La zanahoria contiene una gran cantidad de antioxidantes, lo que ayuda a prevenir la aparición de los signos del envejecimiento y ayudan a mantener las piel firme y sin arrugas.

 

Alivia las afecciones respiratorias: Combinado con jugo de limón o miel, se lograrán aliviar las afecciones respiratorias leves sin tener que tomar ningún medicamento.



 

Protege el corazón: En consumo habitual de zanahorias también conservará más sano al corazón, ya que mantiene las arterias libres de la aparición de placas que impidan un correcto flujo sanguíneo.

Combate el estreñimiento: La zanahoria es una fuente de fibra, por lo que funciona como laxante natural y previene el estreñimiento.

 

Es diurética: Al ser un vegetal con un alto contenido en agua, es diurética y muy beneficiosa para aquellas personas con dificultades en el proceso de la orina.

 

Cuida los dientes y las encías si se toma cruda: Ya que el flúor que contiene consigue que las bacterias no se adhieran a los dientes y las encías.

 

Aumenta la calidad de la leche materna por el betacaroteno: Lo que convierte a este vegetal en un ideal para las mujeres en periodo de lactancia.

 

Mejora la salud ocular: La zanahoria no mejora la agudeza visual, sino que sus vitaminas ayudan a la salud de nuestros ojos protegiendo las retinas y evitando la aparición de cataratas.



TE PUEDE INTERESAR