Seleccionar página

Desde pronunciar mal los platos del menú hasta usar el tenedor incorrecto, aquí están los errores más comunes que cometen los comensales de un restaurante.

 

1- SENTARSE EN EL LUGAR EQUIVOCADO: Tradicionalmente, es considerado un gesto de caballerosidad que el hombre le ceda el lugar con la mejor vista o el más cómodo a su invitado o cita. Esto es, de acuerdo a Peggy Post, coautora del libro «Emily’s Post Etoquette«.






 

 

 

 

 

 

 

 

2- USAR EL TENEDOR Y CUCHILLO INCORRECTO: La variedad de cubiertos en restaurantes elegantes deja a algunas personas muy confundidas. Sigue una regla básica y estarás a salvo – comienza usando los utensilios más lejos de tu plato y continúa hacia adentro. Los cubiertos para ensalada y aperitivos siempre estarán del lado de afuera. El tenedor y el cuchillo más cercano a tu plato son los que debes usar en tu plato principal.

 

 

 

 

 

 

 

 

3- COLOCAR LA SERVILLETA DE NUEVO EN LA MESA: Una vez que te sentaste, deberías colocar tu servilleta doblada en tus piernas y dejarla ahí hasta que termines de comer. La experta en etiqueta Jacqueline Whitmore, fundadora de «The Protocol School of Palm Beach», le contó a Forbes: «Si te levantas de la mesa durante tu comida, coloca tu servilleta ligeramente doblada en el asiento de tu silla. Una servilleta nunca se coloca de nuevo en la mesa hasta que estás listo para retirarte».

 

 

 

 

 

 

 

 

4- PASAR EL PAN DE FORMA ERRÓNEA: Siempre pasa el pan o comparte los platos hacia la derecha. Esto es porque el 90% de las personas son diestros, así que resulta la forma más sencilla para la mayoría.

 

 

 

 

 

 

 

5- ENMANTECAR TU PAN EN UN SOLO MOVIMIENTO: Aun cuando estás verdaderamente hambriento, resiste a la urgencia de untar manteca en un solo movimiento. La experta en etiqueta Lisa Mirza afirmó al Huffington Post: «La regla de oro para comer pan es trocearlo en pequeñas piezas, sostenerlo con tus dedos (no con tu palma) y enmantecar un pedazo a la vez usando el cuchillo».

 

 

 

 

 

 

 

 

6- SOLO PASAR LA SAL: ¿Te pidieron la sal? Es una simple solicitud que podría dejarte mal parado si no ofreces la pimienta. De acuerdo a los expertos en etiqueta, siempre deberían estar pegados estos condimentos. Geri Sheffey, dueño del Piedmont Cotillions dice; «Las formas correctas de etiqueta en la mesa establecen que siempre deben ser pasados en par. La mayoría de la gente solo pasa el condimento que se les pidió».

 

 

 

 

 

 

 

 

7- TOMAR EL PLATO DE PAN DE OTRA PERSONA: ¿No estás seguro de cuál es tu plato? Siempre encontrarás tu plato de pan a tu izquierda, después de los cubiertos. Y tu vaso de agua de tu lado derecho.



 

 

 

 

 

8- PRONUNCIAR INCORRECTAMENTE LOS PLATOS: ¿Alguna vez señalaste un plato de la carta porque no sabías cómo pronunciarlo? Pues no estás solo. Con la cocina fusión y los menús cosmopolita, nuevos platos (con exóticos nombres) nacen todo el tiempo. Si no estás seguro, solo pregunta a cualquier mesero cómo se pronuncia, en lugar de fracasar intentándolo.






 

 

 

 

 

 

 

 

9- PEDIR CAMBIOS EN EL PLATO: Los chefs pasan mucho tiempo creando las combinaciones de sabor para que sean perfectas, a menos que, tengas una alergia a la comida, evita asumir que sabes más que ellos. Al igual que el crítico de comida Jay Rayner le contó al Independent: «Yo voy a los restaurantes para que la gente que tiene más experiencia me hagan degustar una increíble experiencia de sabor, después de muchas pruebas y error, sé que están ofreciendo un plato que saben que será fabuloso… Después de todo, la idea es elegir lo que está disponible y no inventar nuevos menús».

 

 

 

 

 

 

 

 

10- TOMAR DE MANERA INCORRECTA LA SOPA: Siempre procura tomar la sopa haciendo un movimiento de la sopa a tu boca o colocándote encima del tazón. Cuando estés por terminar, inclina tu tazón 45° para tomar lo que quede en éste. Esto hace que alcances los alimentos finales mucho más fácil. Y pase lo que pase, nunca le des sorbos. Aunque está bien en algunos países como Japón, la mayoría de la gente encuentra esto.

 

 

 

 

 

 

 

 

11- USAR LA COPA DE VINO INCORRECTA: En los restaurantes elegantes, puedes encontrar dos copas diferentes en tu  lugar. ¿Cuál elegir? Las copas para el vino tinto tienden a ser las más grandes (a la izquierda en la foto), altas y anchas. Esto es porque le da al vino más espacio para «respirar» y oxidarse, así los sabores y aromas se acentúan.

 

 

 

 

 

 

 

 

12- LAS COPAS MÁS PEQUEÑAS SON PARA AGUA O VINO BLANCO: Las copas de vino blanco usualmente tienen una boca mucho más pequeña para evitar la oxidación. Esto ayuda a mantenerlo a mejor temperatura por mayor tiempo y preserva sus aromas. Si no quieres que tu champaña quede plana rápidamente, usa una copa adecuada a ésta. Así evitarás que las burbujas se escapen demasiado rápido.

 

 

 

 

 

 

 

 

13- NO COLOCAR TUS CUBIERTOS JUNTOS: Siempre debes hacerle saber a tu mesero que terminaste tus alimentos colocando tus cubiertos juntos. Si necesitas hacer una pausa, posiciona tus cubiertos en forma de V, para comunicar que aún no has terminado. Es aceptable que los dejes tocando el mantel pero cuando éstos están cubiertos de salsa no lo es.

 

 

 

 

 

 

 

 

14- REVISAR CORRECTAMENTE EL VINO: Este puede ser un momento muy incómodo, pero degustar el vino previamente a ser servido es un ritual muy común en la mayoría de los restaurantes. De hecho, no se trata de saber si el vino te gusta – lo que necesitas es comprobar que no tenga sabor a corcho. Esto suele suceder cuando el corcho tiñe el vino, dándole en su mayoría un sabor y aroma similar a la humedad.

 

 

 

 

 

 

 

 

15- USAR TU SERVILLETA COMO UN BABERO: Debería ser regla sin decirlo, pero usar tu servilleta para remover tu labial o sonarte la nariz es un NO. Whitmore aconseja no utilizarla como babero, pero tómalo en cuenta si estás comiendo algo muy desordenado como espagueti o costillas.

 

 

 

 

 

 

 

 

16- COLOCAR TU CARTERA EN LA MESA: Lo que sea que hagas, nunca coloques tu cartera o mochila en la mesa. Solo piensa en todos los lugares en los que ha estado. No solamente es antihigiénico, pero es considerado de mala educación, al ser establecido por el libro Etiquette in Society, in Business, in Politics ans at Home en 1992.

 

 

 

 

 

 

 

 

17- DEJAR TU TELÉFONO A LA VISTA: Coloca tu teléfono móvil lejos de ti mientras estás comiendo. Un estudio en la Essex University en Reino Unido encontró que dejar tu teléfono sobre la mesa reduce la empatía y conversación. No es nada más una distracción, si no que evita que tengas charlas profundas e interesantes con la gente que te encuentras.

 

 

 

 

 

 

 

 

18- COLOCAR TUS CODOS EN LA MESA: Ésta es una de las primeras lecciones que todos aprendemos sobre las reglas en la mesa – mantener los codos fuera de la mesa, aunque resulte difícil las primeras veces. ¿Por qué es considerado malo? Al parecer este hábito se remonta a la época medieval cuando las mesas de madera largas no eran estables, lo que ocasionaba que si alguien se recargaba de más tiraba todo. Por suerte, la industria ha mejorado y desde entonces esta regla suele perdonarse.

 

 

 

 

 

 

 

 

19- USAR EL CUBIERTO INCORRECTO EN EL POSTRE: Existe un camino bueno y malo para degustar los postres. Las frutas y tortas deben comerse con un tenedor, mientras que la cuchara es para ayudarte con éste. Pero para algunos alimentos un poco más suaves como el helado es completamente lo contrario. Cómelos con la cuchara y usa el tenedor si necesitas una ayuda extra.

 

 

 

 

 

 

 

 

20- DECIRLE A TODOS QUE VAS AL BAÑO: No hay necesidad de hacer un anuncio para esto. El experto en etiqueta Joy Weaver, autor del libro How to Be Socially Savvy in All Situations, le contó a Mental Floss: «Solo dí, ‘discúlpenme’, sal de tu asiento y retírate. Suficiente.

 

 

 

 

 

 

 

 

21- COMER TODOS LOS FINES DE SEMANA AFUERA: ¿Amas comer fuera de tu casa los fines de semana? Es una pena que tanta gente tenga la misma idea. Es por eso que Bill Man, gerente de Qui en Austinm, Texas, recomienda que vayas los lunes o martes por la noche. «Tendrás la mejor experiencia, esperarás menos y la atención será para ti», contó a Bon Appetit. «Si hay un restaurante que realmente quieres probar, la mejor oportunidad para hacerlo en si no lo haces en días pico».

TE PUEDE INTERESAR