Seleccionar página

En varias oportunidades, al consultar una receta, nos topamos con un “cocinar a baño María” en la explicación. ¿Realmente sabemos que es cocinar a baño María? ¿Para qué sirve o cómo se hace?

El baño María nos permite cocinar los alimentos de manera más suave. Consiste en cocer dentro de un recipiente con agua, para que la comida se cocine por medio del agua caliente y no así por el calor del horno o del fuego directamente.



 

“Se puede cocinar a baño María de diferente maneras. Quizás la forma más clásica sea hacerlo en el horno, pero otra manera es colocar un bol sobre una cazuela con agua caliente para conseguir una cocción suave y homogénea.

 

Dependiendo del alimento que debamos cocinar, el baño María puede hacerse a seco o a contacto:

  • a seco,  cuando el recipiente que contiene el alimento no entra en contacto con el agua del recipiente grande. De este modo, la temperatura se mantiene más baja: es, por ejemplo, la manera más indicada para derretir el chocolate.
  • a contacto, cuando el recipiente que contiene el alimento está sumergido en el agua hirviendo, por lo que la temperatura es más alta. Esta es la manera más indicada para calentar alimentos ya hechos o preparar algunas salsas.

 

 

¿En qué tipo de recetas se usa el baño María?

Cocinar a baño María es indicada especialmente para todas las recetas que requieren una cocción lenta y controlada. Por ejemplo para algunas salsas, budines y cremas. También es muy importante para derretir el chocolate y la manteca, ya que al fuego directo pueden quemarse.



 

¿Por qué se llama baño María?

No todas las versiones coinciden, parece que esta técnica fue inventada por María, la hermana de Moisés y Aarón, considerada una de las primeras alquimistas de la antigüedad. La tradición señala que fue justamente ella, en uno de sus experimentos, quien inventó esta técnica.

 

¿Cómo se cocina a baño María?

Como hemos dicho, para cocinar a baño María, ya sea en el horno o sobre el fuego, necesitamos dos recipientes, uno más grande donde irá el agua y otro pequeño donde irá el alimento. Tenemos que tener en cuenta que para la cocción a fuego directo, el recipiente pequeño no debe tocar el fondo del grande, de lo contrario quedaría expuesto al calor intenso. Por lo tanto el recipiente pequeño debe sostenerse sin apoyarse en el fondo, por ejemplo puede ser una cacerola que con sus asas apoye en los bordes de la olla más grande; de esta manera no tocará el fondo, y si la cocción así lo requiere, tampoco tocará el agua. Otra cosa importante para tener en cuenta es que siendo una técnica lenta, el agua al hervir se evapora, por lo que hay que estar atentos a que no se evapore del todo; podemos ir agregando agua ya caliente para evitar este problema.

 

Ver video



 

TE PUEDE INTERESAR

MAS RECETAS